Buscar

Cleopatra de Macedonia: la infeliz vida de la hermana de Alejandro Magno y todos sus pretendientes



Cleopatra de Macedonia ( griego Κλεοπάτραca, 353 a. C. - 308 a. C.) era hermana de Alejandro Magno e hija de Filipo II y Olimpia de Epiro. Tenía por parte de padre dos medio hermanas, Tesalónica y Cinane, y un medio hermano, Filipo III Arrideo.


Filipo era un rey poderoso, que podía nombrar reyes en estados vecinos, como Epiro, donde eligió como rey al hermano Olimpia, Alejandro el Moloso en 350 a. C. Doce años más tarde, Filipo derrotó a los griegos; en 337, reorganizó los territorios conquistados en la Liga de Corinto. Al mismo tiempo, se casó con una mujer llamada Cleopatra, la hija del hermano de un importante aristócrata macedonio llamado Atalo. Como era de esperar, esto creó tensiones dentro de la familia real.


Olimpia se fue al exilio voluntariamente, quedándose en la corte de su hermano Alejandro. Su hijo Alejandro y sus amigos (por ejemplo, Ptolomeo y Nearco) fueron exiliados brevemente. Sólo la princesa Cleopatra se quedó con su padre y su nueva madrastra. Sin embargo, Filipo decidió aislar a su ex esposa al casarse su hija Cleopatra con Alejandro de Epiro (octubre 336). De esta manera, Olimpia ya no podía contar con el apoyo de su hermano.


La ceremonia de matrimonio fue un desastre, porque Filipo fue asesinado durante las festividades por un hombre de su guardia personal, Pausanias. Los resultados fueron que el príncipe heredero Alejandro de Macedonia se convirtió en rey, Olimpia pudo regresar a su hogar y la esposa de Filipo, Cleopatra, fue obligada a suicidarse (su bebé fue asesinado). Alejandro y su esposa Cleopatra abandonaron Macedonia y se establecieron en el reino de Epiro, manteniendo relaciones amistosas con Macedonia. La pareja tuvo dos hijos, una hija y un hijo, Neoptólemo.


En 334, Alejandro de Macedonia se dispuso a conquistar el imperio aqueménida. Al mismo tiempo, Alejandro decidió intervenir en el oeste, donde las colonias griegas en Italia estaban siendo amenazadas por una federación de tribus de montaña (los samnitas) Esitos eran guerreros formidables que, en el siglo anterior, habían conquistado varias ciudades griegas. Al principio, Alejandro tuvo éxito, pero lo mataron en acción en 331.

Mientras tanto, Alejandro había llegado a Egipto. Macedonia era gobernada por un regente, Antípatro. Desafortunadamente, él y Olimpia estaban en permanente conflicto, y en 330, la reina madre decidió ir a ver a su hija a Epiro. Al final resultó que, las dos reinas entraron en conflicto, por lo que Cleopatra se fue a la capital de Macedonia, Pella, donde se quedó un tiempo con sus dos hijos como invitados de Antípatro. La relación entre la reina y el comandante fue tensa.


El 11 de junio de 323, Alejandro Magno murió en Babilonia. Su medio hermano, Filipo Arrideo, lo sucedió en el trono, pero era un bastardo y era deficiente mental, incapaz de gobernar. Por lo tanto, se nombró un regente, Pérdicas, que heredó una situación muy complicada. Por ejemplo, en el oeste, las ciudades griegas estaban preparando una revuelta. En otoño, los atenienses expulsaron a los macedonios de su ciudad y marcharon hacia las Termópilas, que fortificaron. De esta manera, ellos y sus aliados esperaban evitar una invasión de Grecia por parte de Antípatro .Tuvieron un momentáneo éxito: el comandante de las fuerzas macedonias en Europa fue rechazado y obligado a esconderse en la cercana fortaleza de Lamia.


Al mismo tiempo, intervino Cleopatra. Le envió una carta a Leonato, antiguo guardaespaldas y compañero de Alejandro, quien, después de la muerte del rey, había sido nombrado sátrapa de Frigia Helespóntica por parte de Pérdicas . Cleopatra debió haber conocido muy bien al hombre porque ambos habían pasado su juventud en el palacio del rey Filipo. Ella le escribió que si venía a Pella, se casaría con él. Este fue un cambio realmente importante en la situación política: un hombre enérgico como Leonato, quien había estado muy cerca de Alejandro y sabía cómo comandar un ejército, sería un excelente candidato al trono de Macedonia si se casaba con el pariente más cercano de Alejandro. La carta de Cleopatra había creado una manera de deshacerse del incapacitado mental Filipo .

Leonato sabía que una victoria sobre los griegos rebeldes aumentaría su derecho al trono, y fue a Lamia, donde levantó el asedio y rescató a Antípatro. Sin embargo, murió durante la batalla.


Cleopatra se retiró en Sardes en Lidia. Las fuentes afirman que Olimpia había ofrecido su mano a Pérdicas, pero es igualmente posible que ella misma haya tomado la iniciativa. El motivo del matrimonio propuesto fue el mismo que el intento anterior: una unión entre la hermana de Alejandro Magno y un general serviría a la unidad y la estabilidad del imperio, porque el inestable Filipo Arrideo sería reemplazado por un hombre más fuerte. Pero había una complicación. Pérdicas estaba comprometido con la hija de Antípatro, Nicea, y cuando se rompió el compromiso, Antípatro se sintió insultado. Más importante aún: varios generales querían a toda costa evitar que Pérdicas se convirtiera en rey. La guerra civil - la Primera Guerra de Diádocos - estalló en los últimos meses del 322 a. C. Pérdicas fue atacado por el sátrapa de Egipto Ptolomeo, por los generales Crátero y Antígono Monoftalmo, y por Antípatro, quien todavía era el comandante supremo de las fuerzas en Europa. Un año y medio después, Pérdicas había muerto.


Antípatro sucedió a Pérdicas como regente en el 320 a. C. Cleopatra, que anteriormente había ofendido al nuevo "hombre fuerte", se vio obligada a ponerse del lado de Eumenes, quien una vez había luchado junto a Pérdicas y ahora continuaba una lucha de guerrillas. Pero Cleopatra pronto descubrió que esta alianza era infructuosa y se reconcilió con Antípatro . Después de la muerte del regente en 319 a. C., ella permaneció en Sardes y permaneció soltera. Recibió muchas ofertas de matrimonio; de Casandro, Lisímaco y Antígono. Pero ella rechazó todas estas propuestas.


Después de la muerte de Antípatro, Antígono Monoftalmo era el general más poderoso. Ordenó que Cleopatra debía permanecer bajo arresto domiciliario. De esta manera, pasó diez años en Sardes. Durante este período, su hijo Neoptólemo se convirtió en rey de Epiro en el 317 a. C. y fue destronado temporalmente por Pirro en el 313 a. C. Después de esto, se cree que el joven pudo haber residido con su madre hasta su regreso al trono en el 302 a. C. En 308, Ptolomeo de Egipto visitó el área del mar Egeo y mandó una propuesta de matrimonio a Cleopatra que está aceptó e intentó reunirse con él. Sin embargo, fue capturada, llevada a Sardes y asesinada. Aunque Antígono ejecutó a los asesinos y le dio a Cleopatra un hermoso funeral, la conclusión lo señala como quien había ordenado el asesinato de Cleopatra. Como hermana de Alejandro y e hija de Filipo, representaba demasiado poder para continuar con vida.