Buscar

La colosal ciudad esculpida en el monte Athos que Dinócrates proyectó en honor de Alejandro Magno



Dinócrates de Rodas fue un célebre arquitecto y urbanista griego que vivió a finales del siglo IV a. C., durante la época de Alejandro Magno. Es conocido por su diseño del plano de la ciudad de Alejandría, en Egipto; del monumento funerario al general Hefestión en Babilonia y por la reconstrucción del Templo de Artemisa en Éfeso, una de las siete maravillas del mundo, y que había sido destruido en un incendio intencionado, a manos de Eróstrato.

Pero si grandes y magníficas fueron sus obras, a Dinócrates también se le adjudica el ambicioso intento de esculpir en el monte Athos una colosal imagen de Alejandro, sosteniendo una pequeña ciudad en una mano y con la otra, vertiendo de un gigantesco cántaro un río en el mar. Una obra colosal digna de los dioses que parece más mito que realidad. Lo cierto es que conocemos esta historia por ser mencionada por el romano Vitrubio siglos después de los hechos en el único tratado de arquitectura de la Antigüedad que se conserva. Marco Vitrubio inicia así el segundo libro de su obra «De architectura»:



El arquitecto Dinócrates, confiando en sus proyectos y en su ingenio, marchó desde Macedonia hacia el ejército de Alejandro, que estaba consiguiendo ser el señor del mundo, ansioso de ganarse su protección. Dinócrates era portador de unas cartas, avaladas por sus parientes y amigos que iban dirigidas a los principales mandatarios purpurados, a quienes solicitó le recibieran amablemente y le posibilitaran acceder ante Alejandro lo más pronto posible. Se lo prometieron, pero la entrevista se retrasaba bastante, esperando el momento oportuno. Por ello, pensando Dinócrates que se burlaban de él, optó por presentarse directamente. Era un hombre de gran estatura, rostro agradable, porte y prestancia exquisitos. Confiando en sus dotes naturales, dejó sus ropas en la hospedería, perfumó su cuerpo con aceite, coronó su cabeza con guirnaldas de álamo, cubrió su hombro izquierdo con una piel de león y tomó en su mano derecha una clava; así avanzó con dignidad ante el tribunal donde Alejandro impartía justicia. Su esmerada presencia llamaba la atención del pueblo y hasta el mismo Alejandro se fijó también en él. Mostrando gran sorpresa, Alejandro ordenó que le permitieran el paso para que se acercara y le preguntó quién era. Él contestó: «Soy Dinócrates, arquitecto de Rodas y traigo para ti unos proyectos y unos bocetos, dignos de tu grandeza. He transformado el monte Athos en la figura de una estatua viril; en su mano izquierda he diseñado las murallas de una gran ciudad y en su derecha una enorme patera que recoja las aguas de los ríos que fluyen en aquel monte, con el fin de verterlas al mar desde su propia mano». Alejandro quedó gratamente satisfecho ante la descripción de tal proyecto y al momento preguntó si alrededor de la ciudad había campos que la pudieran abastecer con sus cosechas de trigo. Al manifestarle que no era posible el abastecimiento sí no era mediante el transporte de ultramar, contestó: «Dinócrates, observo con atención la magnífica estructura de tu proyecto y me agrada. Pero advierto que si alguien fundara una colonia en ese mismo lugar, quizás su decisión sería muy criticada. Pues, así como un recién nacido sólo puede alimentarse con la leche de su nodriza y sin ella no puede desarrollarse, de igual manera una ciudad no puede crecer sí no posee campos cuyos frutos le lleguen en abundancia; sin un abundante abastecimiento no puede aumentar el número de sus habitantes ni pueden sentirse seguros. Por tanto, en cuanto a tu plan pienso que merece toda clase de elogios, pero la ubicación de la ciudad debe ser desaprobada. Es mi deseo que te quedes a mi lado, pues quiero servirme de tu trabajo». Desde este momento, Dinócrates ya no se apartó del rey y siguió sus pasos hasta Egipto. Al observar Alejandro que había allí un puerto protegido por la misma naturaleza y un extraordinario mercado, además de campos sembrados de trigo que ocupaban toda la extensión de Egipto así como las enormes ventajas que proporcionaba el impresionante río Nilo, ordenó que él fundase allí mismo una ciudad, de nombre Alejandría, en honor a su propia persona. De este modo Dinócrates, apreciado por su interesante aspecto y por su gran cotización, alcanzó la categoría de los ciudadanos distinguidos. Pero a mí, oh Emperador, la naturaleza no me ha concedido mucha estatura, la edad ha afeado mi rostro y la enfermedad ha mermado mis fuerzas. Por tanto, ya que me veo privado de tales cualidades, alcanzaré la fama y la reputación, así lo espero, mediante la ayuda de la ciencia y de mis libros.


Dinócrates presenta a Alejandro Magno su proyecto para el Monte Athos, obra de Jean-Baptiste Corneille, s. XVII

Que Dinócrates se encargara del diseño del urbanismo de Alejandría es cierto, pero la anécdota del disfraz hercúleo y el desmedido coloso resulta completamente falsa. La desmesura del proyecto la hace poco creíble y además Dinócrates demostró en la planificación de Alejandría y otras obras un talento incompatible con la fatuidad con la que Vitrubio lo muestra.


Por otra parte Vitrubio tampoco acaba de comprender muy bien la historia que cuenta y la interpreta como una metáfora sobre la apariencia y el talento. Siglos más tarde, Giorgio Martini la entiende como una ilustración de «la semejanza entre una ciudad y el cuerpo humano». En realidad Alejandro Magno -en palabras de Luis Fernández-Galiano- realiza «una ejemplar descripción del entorno construido como sistema abierto, receptor de flujos nutricios de materia y energía.»